Make your own free website on Tripod.com
   

II Jornadas Regionales de Historia y Arqueologia
 

 

LA TOLDERIA OLVIDADA - CAMPO DE LA CRUZ


Martha Drovetto

En el año 1965 se realizó el Censo Indígena Nacional. Sobre un total de 22.865.000 habitantes se estimó a la población indígena en 165.381 individuos.


Creo importante destacar que el concepto de indígena que adoptó el Censo fue fue el siguiente: " todos aquellos individuos que manifiestan en su conducta individual o grupal predominancia de elementos de la cultura precolombina y que expresan al mismo tiempo una conciencia de pertenencia actual o histórica a alguno de los grupos étnicos prehispánicos que habitan la zona."


En los comentarios adjuntos al Censo se destaca que en el partido de Junín, Pcia. de Buenos Aires existe la agrupación Campo de la Cruz, que es una parcialidad restante de la tribu del cacique Nahuel Payún, que hasta 1880 residía en la localidad de Potrillo Oscuro, en La Pampa Central y que como consecuencia de la campaña del General Roca, fue confinada por éste a su actual asentamiento, con la promesa de dos leguas de campo, sin que la misma se haya concretado hasta la fecha. Se supone que existe una escritura de donación a favor del grupo cuestionado, firmada por Ataliva Roca y los caciques Negrete, Nahuel Payún, Juan Farías y Neculpan.


En números había en ese momento en Campo de la Cruz; 162 individuos agrupados en 35 familias. Consultamos en el AGN el censo de población de la ciudad de Junín realizado en mayo de 1895 y encontramos en el cuartel 2 de la zona rural, que aunque no lo especifica por los apellidos suponemos sea la zona de residencia de esta agrupación y encontramos los apellidos: Farías, Inaculpan, Chanquelen, Chuquele, Pinsel, Sosa, Molina, Tacunao, Urquiza. Aunque con algunas diferencias en la escritura debido a que como la mayoría de los censados no sabia leer, quien realizaba la tarea escribía el apellido como lo escuchaba, pero no es arriesgado suponer que los Chanquelen y Chuquelen se refieren a los Cheuquelen, lo mismo pudo haber sucedido con Pinsel y con Neculpan que figura como Inaculpan. Por otros documentos sabemos que los Urquiza y los Tacunao tambien pertenecían al grupo del Cacique Pincen.


En la Biblioteca Municipal de Junin, encontré el artículo firmado por el P.Meinrado Hux y publicado en la revista "Historia de Junín" de Setiembre de 1972, titulado "Los indios del campo de "La Cruz"


El autor describe el lugar: ventidós ranchitos, nueve casas de material y una escuela sobre el terreno de unas 80 ha. y cuenta el origen de lo que llama colonia.

El incansable investigador encontró en el Archivo del Estado Mayor del Ejército, en la Caja 29 titulada "Fronteras" los documentos 8199 y 8226 por los cuales el Gral. Roca y algunos de sus ministros autorizan al ministro de Guerra para invertir la suma de 2400 pesos fuertes en la compra de tierras "para ser donadas con prohibición de enajenarlas al cacique Nahuel Payún y a los capitanejos Chenquelen, Farías, Neculpan y Juan Negrete, distribuyendoles además los instrumentos y elementos de labranza necesarias para que se establezcan y fijen su residencia cesando desde entones el racionamiento que actualmente se les hace.."


A continución transcribiré el documento de donación:


Considerando:

que la Tribu del Cacique Nahuel Payan [Payun] de la frontera Norte de Buenos Aires ha sido dispersada segun las ordenes del Ministerio de la Guerra distribuyendo a los indios y familias en los Establecimientos rurales, con el fin de que perdiendo sus habitos de Tribu morigeren sus costumbres por medio del trabajo:- que de esta Tribu quedan el Cacique y los Capitanejos a quienes en atencion a su condicion y servicios anteriores, el Gobierno esta en el deber de atender y contribuir a que le proporcionen medios independientes de subsistencia sobre la base del trabajo como medio civilizado.

El Presidente de la Republica en acuerdo de Ministros.

Resuelve:

Autorizo al Ministro de la Guerra para invertir la suma de dos mil cuatro cientos pesos fuertes en la compra de dos suertes de chacra en el Partido de Junin para ser donadas con prohibicion de enajenarlas al Cacique Nahuel Payan [Payun] y los Capitanejos Chenquelen [Cheuquelen], Farias, Neculpan y Juan Negrete distribuyendoles ademas, los instrumentos y elementos de labranza necesarios para que se establescan y fijen en ellas su residencia cesando desde entonces el racionamiento que actualmente se les hace a cuyo servicio se imputará este gasto.

Comuniquese al Ministro de Hacienda y Comandancia Gral. de Armas y pase a la Contadurria Gral. a sus efectos.

[firmado] Roca. A.del Viso. Benjamin Victorica. Bernardo de Irigoyen. S. Cortines. M.D. Pizarro

[HAY UN SELLO OVALADO ‘INSPECCION Y COMANDANCIA GRA. DE ARMAS . MESA DE ENTRADA. M.C.Nº 1312/81]


En el Registro de la Propiedad Inmueble de la Provincia de Buenos Aires, constaté que las tierras están registradas como propiedad del Gobierno Nacional y que en el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, en la escritura de compra de las dos chacras, propiedad de Angel M. de Elía, se transcribía literalmente la mencionada carta.


Podríamos encasillar el acuerdo que se realiza con los vencidos en la "Campaña del Desierto" dentro de los contactos interétnicos en el período independiente, en donde el vencedor trata de incorporar a los vencidos a su cultura borrando todo lo que pueda ligarlos a su pasado, "...con el fin de que perdiendo sus hábitos de Tribu morigeren sus costumbres por medio del trabajo (...) el Gobierno está en el deber de atender y contribuir a que le proporcionen medios independientes de susbsistencia sobre la base del trabajo como medio civilizado."


A pesar de estas intenciones se los utilizó también con fines políticos: " Don Esteban V. Cichero, influyente político radical e Intendende de Junín buscó a los indios del "Campo La Cruz" para reforzar los contingentes de los revolucionarios que habían de voltear al Gobernador J.A. Costa en 1893" .(Hux-1972)


¿Quienes quedan actualmente en Campo de la Cruz? ¿Cómo viven? ¿Cuáles son las relaciones que mantienen los miembros de esta agrupación con los residentes del partido al cual pertenecen?


Don Fulgencio Sosa, descendiente de la familia de Cheuquelen,nos ayuda a responder a estos interrogantes. Pero antes hagamos un poco de historia.


¿Quienes eran los personajes a quienes les habían donado las tierras?


Según John Maguire (1968) Nahuel Payún, Ranquel no era afecto a la bebida y también un excepcional baqueano. "Ata pajas en una encrucijada prometiendo volver a desatarlas para dar confianza a su gente y demostrar su pericia." En su libro "Loncague" magníficamente ilustrado, reproduce piezas de plata pertenecientes a este cacique y que forman parte de su colección.


Encontramos en el Archivo General de la Nación cartas firmadas por él y dirigidas al Gral. Villegas en mayo de 1878 en donde se presenta como el segundo del Cacique Pincen y pide por sus familias que fueron tomadas prisioneras.


No quedan descendientes de él en la actual toldería pero hay registros en la Parroquia de San Ignacio de Loyola, de la ciudad de Junín, de la muerte de un Nahuel Payun de 36 años fallecido en 1886 de neumonía, posiblemente un hijo o sobrino.


Negrete luego de ocupar su parcela fué llamado por el Jefe de la Frontera de Trenque Lauquen: "...habiéndose acreditado la vaquía que estos hombres tienen en estos campos..." para realizar trabajos de exploración para el Ejército. El mismo Jefe pide que se le guarden las tierras. Pero creemos que nunca volvió a Junín, pues en 1883 aparece como baqueano de Mc Clymont en la conocidad "Tragedia de Luan Lauquen" (Drovetto- 1995)


De Patricio Farías, casado con una hija de Pincen sólo encontramos como referencia, la historia que Schoo Lastra nos refiere en su libro "La lanza rota"(Schoo Lastra-1947). Hay un Gabino Farías, de unos 70 años que reside en una parcela del Campo de la Cruz, quien no nos aportó datos interesantes.


Sobre Neculpan no encontramos menciones en registros históricos. La portera de la Escuela 26, vecina al paraje de Campo de la Cruz, nos dijo que su madre es descendiente de este cacique. Un nieto del mismo, de apellido Molina nos comentó que por allí "...nadie conoce la lengua, ni para pedir un vaso de agua..."


Don Fulgencio Sosa, el protagonista del video que se presenterá en estas jornadas, dice ser descendiente de los Chenquelen, la hermana de su padre Ignacia Sosa era de la familia de este capitanejo cuyo nombre encontramos también como Cheuquelen.


Fulgencio tuvo 8 hijos, de los cuales conoceremos a 4. Margarita que desde los 14 años se fue a Junín a estudiar enfermería, allí trabajo en el Hospital hasta que se jubiló y junto con su nieta Luján visita periódicamente a la familia.


Norberto y Laura viven en la Toldería con su padre. Ella es la madre de Luis un simpático muchachito de unos 12 años, él nos comentó el interés que tienen en la escuela en la que concurre, que está en la ciudad de Junín, por conocer algunas costumbres de sus antepasados y a diferencia de Luján se mostró interesado en las historias de su abuelo.


Isidro, el curandero, también vive con su padre, compartió con nosotros su conocimiento de como curar. Él lo hace a través de Dios, un Dios único, a quien cada uno según su cultura llama de distintas formas. El don lo recibió como herencia de su abuela paterna que murió de 120 años y nos confía que si se utilizan plantas para curar,"...entonces ud. no tiene el don"


Fulgencio muy locuaz recordó a antiguos moradores de la zona, comentó reuniones realizadas con otros grupos de descendientes, habló en mapuche y en un aparte preguntó a Luis Pincen si es que sabía como habian tomado prisionero a su pariente, se refería al Cacique Vicente Pincen: "...los huincases lo mataron malamente (...)yo sentí rezongar a una india (...) algún día van a pagar lo que hicieron..."


Nadie se inmuta cuando Luján, la bisnieta, afirma que a ella no le interesa nada sobre las historias de su bisabuelo. Algo así como que cada uno tiene derecho a elegir lo que mas le guste. En varios talleres de historia oral realizados encontramos el mismo espíritu. Los padres, o mejor dicho las madres que siempre estuvieron mas cerca de sus hijos, no fuerzan su cultura; la practican y así sin presionar consiguen en algunos casos que los hijos recuerden usos y costumbres aunque no los ejerciten. Parecería que en los difíciles momentos que siguieron a la conquista del desierto, ellas pensaban que cuando menos mostraran su "indianidad", significaría menos discriminación y mayores oportunidades.


Con lo visto hasta el momento se nota que no es una comunidad organizada. Fulgencio duda cuando se le pregunta si hay unanimidad en considerarlo cacique. El ha participado en algunas celebraciones que se hicieron en la Patagonia y dice entender más la forma de hablar mapuche de los chilenos que la de algunos descendientes de la Pcia. de Buenos Aires. No hay lazos que los unan a los grupos de Los Toldos. Él menciona una visita del Dr. Haroldo Coliqueo pero no parecen ser frecuentes los encuentros.


Los hijos entienden pero no hablan la lengua. Considero que cada uno de ellos pudo elegir y unos como Margarita, Francisco, Angela, Maria Lorenza...se fueron a estudiar o a trabajar a la ciudad integrándose a sus costumbres pero manteniendo un fuerte lazo con su familia. Otros como Laura, Isidro y Norberto eligieron quedarse, no nos explican sus razones pero allí se los vé bien.


Serán necesarias otras visitas para ahondar más en la problematica del lugar. Lo que exteriorizan es la preocupación por la falta de un documento que acredite su derecho a seguir allí. Nada más piden. Fulgencio en su mensaje enfatiza: .."aquí estamos bien.." y agrega como sermoneando "...somos de una misma sangre..."


Agradezco la generosidad del musicólogo Mario Silva, quien seleccionó la música para el video, tomándola de las grabaciones originales que recopiló en la Patagonia: abuelas mapuche cantando un "tayel", música de un camaruco y una machi acompañandose con su "kultrun".


La presencia y la cooperación de Luis Eduardo Pincen fueron fundamentales para la realización de este trabajo.

Martha Drovetto, agosto de 1999




BIBLIOGRAFIA


CENSO DE POBLACION DE LA CIUDAD DE JUNIN

AGN DOCUMENTO 731-732-733


CENSO INDIGENA NACIONAL

1967-1968 Tomo IV. Resultados definitivos. Nov. 1968. Ministerio del Interior.


DROVETTO, Martha E.

“Manejo político en la segunda captura del Cacique Pincen” Olavarría 94. Congreso de Antropología


HUX, P. Meinrado

-“La lanza del cacique Pincén y la reverada en el rancho del campo La Cruz” en Revista Historia de Junin. Año 5. Nº 55. Junio 1973


-“Los indios del Campo de “La Cruz” en Revista Historia de Junín. Año 4, Nº 46, setiembre de 1972


MAGUIRE, John W.

Loncague. Relatos de Frontera. La Pampa, costumbres, leyendas y artesanías. 1968. Buenos Aires, 2ª edición corregida.



 

Volver a las mesas y resumenes